lunes, 14 de diciembre de 2015

Las profecias de Don Orione

                                                     Don Orione
Las llamadas profecías de Don Orione fueron prácticamente dichas en la República Argentina donde residió durante muchísimo tiempo y son de gran dominio público; todas ellas eran expresadas con mucha tranquilidad y serenidad, y según las circunstancias, con ademanes muy expresivos; lo hacía fundamentalmente cuando almorzaba o cenaba con sus compañeros de labor; había una conversación muy animada, y de pronto, se detenía, miraba profundamente con sus ojos, y con reflejos de un alma realmente privilegiada decía sus sentencias.
"Prepárense a bien morir porque dentro de una semana va a morir uno de nosotros" Y alguien moría dentro del lapso señalado. Una vez terminada una cena, en la noche en que debía fallecer uno de los presentes, todos estaban bien, sanos y sin signos de ninguna molestia. Todos pensaron que Don Orione se había equivocado, pero al cabo de una hora, uno de ellos tiene un síncope cardíaco y muere inmediatamente.
"Monseñor Copello está construyendo muchas iglesias pero no morirá sin verlas quemadas" Ese Primado de la Argentina, en 1955, gobierno del general Perón, vió como quemaban las iglesias del Centro de Buenos Aires, juntamente con una bandera de ese país.

"Buenos Aires arderá por los cuatro costados y correrán ríos de sangre desde Córdoba"En esa ciudad, empezó la Revolución Libertadora, en 1955, que derrocó al General Perón para luego llegar a Buenos Aires, donde se produjeron muchos incendios por bombarderos.
"Aquí hay olor a santo y aquí haremos un cottolengo". Acertó porque en Claypole, provincia de Buenos Aires, Argentina, había estado evangelizando a los indios San Francisco Solano, durante la conquista española, lugar donde un hermano de San Francisco compró posteriormente una estancia, donde existe hoy un famoso cottolengo de Don Orione.
"La salvación de la República Argentina vendrá del centro de la República y mucha sangre lavara tanta culpa" Evidentemente se refiere a la ciudad de Córdoba, epicentro de las puebladas de 1966 (dictadura del General Onganía), la dicha Revolución Libertadora, y de otros conflictos sociales que tuvieron epicentro en esa zona central argentina.
"Nacerá una flor, porque la paz y la felicidad renacerán para una gran fiesta de la Santísima Virgen". En 1982 se realizó una gran ceremonia en la ciudad de Mendoza, con una concentración popular de gran fervor religioso que posteriormente y después de la Guerra de las Malvinas vino la Democracia desde 1983 hasta nuestros días.
Profecías para el futuro (realizadas en 1935)
"Un gran civil católico gobernará al país brillantemente y habrá paz y prosperidad por muchos años en el siglo venidero".
"Roma será bombardeada y el Papa caminará sobre sus escombros"



La profecía de Don Orione, acerca del futuro de la Argentina, fue dicha por el sacerdote, en su lecho de muerte y me la contó hace más de 20 años, una persona allegada y fuente confiable, a quien se lo dijo, el mismo cura, joven en aquel entonces, quien tomara la profecía, de boca de Don Orione.
Don Orione, en su profecía, acerca de los hechos que ocurrirían en la Argentina, dijo:
El Hombre de Gris, no sabrá que es el elegido, será un hombre totalmente apolítico, pero en un momento caótico del país, se le presentará un ángel de Dios, diciéndole que tiene que hacerse cargo del país, porque fue elegido por Dios para hacerlo, pero él no querrá y no aceptará, es así que por su negativa, un ángel causará la muerte de 400.000 personas, quienes caerán desplomadas, sin vida, en las calles.
Luego habrá un levantamiento armado civil, el pueblo lleno de ira, saldrá a las calles, buscando y matando a todo político, funcionario, policía, militar, sacerdote y cualquier otra persona, que habiendo tenido poder para mejorar la Argentina, no lo hizo, y que allí mismo, donde los encuentren, los matarán; habrá tantos crucificados, como desde Rosario hasta Buenos Aires, en orden de tres, un político o funcionario, un policía o militar y un sacerdote, o sea: uno, uno y uno; uno, uno y uno; y así sucesivamente.
Al mismo tiempo, un presidente será colgado en la Plaza de Mayo. Por ése entonces, habrá varios hombres, que se adjudicarán el título de Hombre de Gris y querrán entrar a la Casa Rosada, por la entrada de Balcarce 50, pero Dios, pondrá allí un ángel, quien estará cuidando esa entrada y no permitirá el ingreso de otro, que no sea el verdadero Hombre de Gris, fulminando en el acto, a todo impostor, antes de cruzar la puerta.
Finalmente, el elegido aceptará, todos lo verán y sabrán que es él, entrará por la puerta de Balcarce 50 y gobernará la Argentina, desde el Congreso, de la mano de los niños, sin salir del país, por 50 años hasta su muerte, para Paz y Prosperidad.
Don Orione dijo, que nadie sabrá quién es el Hombre de Gris, ni sus padres, ni siquiera la Iglesia Católica (a la cual el sacerdote pertenecía), ya que si la iglesia lo supiera, lo mataría antes de nacer.

sera el mismo hombre gris?????

martes, 8 de diciembre de 2015

Te deseo

Que la imponente Luna llena te acompañe por las noches e impulse a construir tus sueños.
Que el Sol te traiga nuevas energías para enfrentar los desafíos del día.
Que la lluvia lave tus penas y preocupaciones.
Que la briza sople nuevas fuerzas en tu interior.
Que el cielo estrellado ilumine tus pasos para seguir siempre adelante.
Que camines salvaje y libre todos los días de tu vida..
Que nuestros caminos se vuelvan a conectar y coincidan en un mismo tiempo y espacio.

jueves, 26 de noviembre de 2015

EL BIEN Y EL MAL

CUENTO BUDISTA SOBRE EL BIEN Y EL MAL

Un rico joyero invitó a un monje a viajar con él y tuvo la oportunidad de oír el Dharma.
Hace mucho tiempo, en la India, vivió un joyero muy rico, de nombre Pandú. Cierto día en que se dirigía en su carruaje hacia la ciudad de Varanasi, Pandúse regocijaba por la bonanza del tiempo, recién refrescado por una tormenta, y sobre todo por el dinero que iba a conseguir al día siguiente vendiendo las joyas en el mercado.
Mirando hacia adelante, Pandúobservó un monje caminando lentamente por un lado de la carretera. El monje caminaba con pasos firmes y espalda erguida; había algo en él que irradiaba paz y fortaleza interior. Pandúpensó: ―Si ese monje va a Varanasi, le pediré si quiere viajar conmigo. Parece un santo y yo he oído que la compañía de hombres santos siempre trae buena suerte‖. Así que dio órdenes a su fortachón esclavo, llamado Mahaduta, de parar los caballos.
—Venerable Maestro del Dharma —dijo Pandú, abriendo la puerta de su carruaje—. ¿Puedo ofrecerle transporte hasta Varanasi?
—Viajaré contigo —contestó el monje—, si comprendes que no puedo pagarte, pues no tengo posesiones materiales. Lo único que puedo ofrecerte es Dharma. —Acepto sus condiciones —dijo el joyero, que siempre pensaba como si estuviese negociando. Y así invitó al monje a entrar en su carruaje.
Durante el viaje, el monje, cuyo nombre era Narada, le habló del karma, que es la ley de causa y efecto.
—La gente crea sus propios destinos a través de sus accio
nes—dijo Narada—. Buenas acciones generan de un modo natural buena fortuna, mientras que quienes cometen maldades acaban pagando por ellas tarde o temprano.
Pandúse encontraba a gusto con su compañero.
Le gustaba oír cosas con sentido, pues él era un hombre muy práctico, y también tenía raíces buenas y profundas en el Dharma, ¡aunque esto último él no lo sabía!

                                       Capítulo 2

El joyero ordena a su esclavo volcar un carromato cargado de arroz, y el Maestro del Dharma se lo reprocha sin éxito.
-Pandú, el joyero, interrumpió ásperamente a Naradacuando su carruaje se paró en mitad de la carretera.
—¿Qué ocurre? —gritó irritado a su esclavo Mahaduta—. ¡No hay tiempo que perder! Varanasi estaba aún diez millas de distancia, y el sol se estaba poniendo por el Oeste.
—Es el carromato de un estúpido agricultor en medio de la carretera —vociferó el esclavo.
El monje y el joyero abrieron las puertas del carruaje y se asomaron para ver lo que ocurría. Un poco más adelante, y bloqueando la carretera, había un carromato cargado de sacos de arroz. La rueda derecha yacía averiada en una zanja. El agricultor estaba sentado en el suelo intentando reparar una pezonera rota.
—¡Yo no puedo esperar! ¡Mahaduta! —gritó Pandú—. ¡Aparta su carromato!
El campesino se levantó de un salto para protestar y Naradase volvió hacia Pandúpara pedirle que pensase otro modo de resolver la situación.
Pero antes de que nadie pudiese decir una palabra, el fortachón Mahadutaya había saltado de su asiento, y arremetiendo contra el carromato del agricultor, lo empujó dentro de la zanja. Varios sacos de arroz cayeron en el barro. El agricultor se fue corriendo y chillando hacia Mahaduta, pero se frenó al darse cuenta de que el esclavo le doblaba en tamaño y fuerza. Sonriendo maliciosamente, Mahadutalevantó su puño; estaba claro que habría disfrutado dando una paliza al campesino si su amo no tuviese tanta prisa. Al mismo tiempo que el esclavo volvía a su asiento y retomaba las riendas del carruaje, el monje se bajó a la carretera, y dirigiéndose a Pandúle dijo:
—Estoy descansado y en deuda contigo por haberme llevado durante una hora, y qué mejor modo de saldar esta deuda que ayudando a este desafortunado agricultor al que tú has maltratado. Al hacerle daño, puedes dar por seguro que un daño similar te ocurrirá a ti. Así que, tal vez, si le ayudo puedo hacer que tu deuda con él no sea tan grave. Puesto que además el agricultor fue un familiar tuyo en una vida previa, tu karma y el suyo están atados de una manera mucho más fuerte de lo normal.
El joyero estaba sorprendido. No estaba acostumbrado a que lo regañaran, ni siquiera con la amabilidad con que el monje lo había hecho. Pero lo que más le molestó fue la idea de que él, Pandú, un joyero con grandes riquezas, pudiese estar de algún modo relacionado con un agricultor del arroz. —¡Eso es imposible! —replicó a Narada.
Naradaesbozó una sonrisa y dijo:
—A veces la gente más inteligente no alcanza a reconocer las verdades más básicas de la vida. Pero yo intentaré protegerte contra el daño que te has hecho a ti mismo.
Molesto por estas palabras, Pandúhizo una señal vehemente con su mano para que el esclavo pusiese el carruaje en marcha.
                                            Capítulo 3

Al oír el Dharma, el agricultor comprendió la ley de causa y efecto.
Devala, el agricultor, ya se había sentado de nuevo en el suelo, a un lado de la carretera, intentando reparar de nuevo la rueda. Naradalo saludó inclinando su cabeza y empezó a empujar el carromato fuera de la zanja. Devala se levantó de un salto para ayudarlo, pero se dio cuenta de que el monje tenía mucha más fuerza de lo que se podía esperar de una persona de complexión tan ligera. El carromato estaba de nuevo en la carretera incluso antes de que Devala la hubo cruzado. ―Este monje debe ser un santo‖, pensó Devala en silencio. ―Dioses y espíritus, invisibles protectores del Dharma, deben ayudarlo. Tal vez él pueda explicarme por qué hoy mi suerte ha dado un giro a peor‖.
Los dos hombres cargaron los sacos de arroz que Mahadutahabía tirado en la zanja, y entonces, al mismo tiempo que Devala se sentaba de nuevo a arreglar la rueda, preguntó:
—Venerable Maestro del Dharma, ¿puede explicarme por qué he tenido que sufrir semejante injusticia por parte de ese rico tan arrogante a quien nunca había visto antes? ¿Es esto razonable?
Naradacontestó: —Lo que has sufrido hoy no es realmente una injusticia. Has recibido el pago exacto por el daño que tú causaste al joyero en una vida previa.
El agricultor dijo asintiendo:
—He oído a gente decir este tipo de cosas antes, pero nunca he sabido si creerlas o no.
—No es algo muy difícil de creer—dijo el monje—. Nos convertimos en lo que hacemos.
Si haces buenas cosas, serás Buena persona de un modo natural, y cosas buenas le ocurrían naturalmente. Lo mismo sucede con las maldades. Actos malvados crean malas personalidades y vidas desafortunadas. Todas las cosas que has pensado, dicho y hecho crean la clase de persona que eres ahora, y también contienes las semillas de lo que serás en el futuro. Esta es la ley de causa y efecto, la ley del karma.
—Tal vez sea así—dijo Devala—, pero yo no soy una mala persona, y ¡mira lo que me ha ocurrido hoy!
Naradale preguntó:
—Sin embargo, ¿no es cierto que tú habrías hecho lo mismo al joyero si él hubiese sido el que bloquease la carretera y tú el que llevase un conductor tan bravucón?
Las palabras del monje hicieron que Devala enmudeciese. Se dio cuenta de que hasta el momento en que Naradaapareció para ayudarlo, su mente había estado llena de pensamientos de venganza. Exactamente lo que Naradahabía dicho es lo que él había estado pensando: ―Ojalá hubiese sido él quien volcase el carruaje del joyero para después poder reanudar el viaje con orgullo mientras el ricachón se quedaba revolcado en el lodo‖.
—Sí, Maestro del Dharma —admitió—. Es verdad.
Los dos hombres permanecieron en silencio hasta que la pezonera estaba lista y la rueda montada de nuevo en el carromato. El campesino seguía cavilando en las palabras del monje. Aunque Devala no había ido nunca a la escuela, él era un hombre muy pensativo y siempre intentaba descubrir el porqué de las cosas y las razones detrás de los sucesos.
De repente dijo:
—¡Pero esto es terrible! Ahora que el joyero me ha hecho daño, yo tendré que hacerle algo malo a él. Entonces él me lo devolverá, y yo volveré a herirle. ¡Y esto nunca acabará!
—No, no tiene por qué ser así —dijo Narada—. La gente tiene el poder de hacer cosas buenas y cosas malas. Encuentra un modo de pagar a este joyero tan orgulloso con ayuda en lugar de pagarle con daño.
Entonces el ciclo se romperá.
Devala asintió dudosamente a la vez que subía a su carromato. Creía lo que el monje le había dicho, pero no veía como iba a tener la oportunidad de seguir sus consejos.
¿Cómo iba a ser posible que él, un pobre campesino, pudiese ayudar a un hombre tan rico? Invitó a Naradaa sentarse junto a él y tomó las riendas del caballo.
El caballo apenas había empezado a caminar cuando se paró de repente.
—¡Una serpiente en la carretera! —gritó Devala—. Pero Narada, mirando más atentamente, vio que no era una serpiente, sino una bolsa. Bajó del carro y la recogió. Era muy pesada pues estaba llena de oro.
—La reconozco. Pertenece a Pandú, el joyero —dijo el monje—. La llevaba entre sus piernas en el carruaje.
Debe habérsele caído al abrir la puerta para intentar a verte. ¿No te dije que su destino estaba unido al tuyo?
Dándole la bolsa a Devala le dijo:
—Aquí tienes la oportunidad de cortar las ataduras de violencia y venganza que te atan al joyero.
Cuando lleguemos a Varanasi, vete a la posada donde se hospeda y devuélvele el dinero.
Él pedirá perdón por lo que te hizo, pero tú dile que no guardas ningún rencor y que le deseas lo mejor. Y escucha atentamente, vosotros dos sois muy parecidos, y ambos prosperaréis o fracasaréis juntos dependiendo de vuestras acciones

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La única verdad



Las últimas palabras de Steve Jobs -
He llegado a la cima del éxito en los negocios.
A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito.
Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca alegría. Finalmente, mi riqueza no es más que un hecho al que estoy acostumbrado.
En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de la que yo estaba tan orgulloso, se han convertido en algo insignificante ante la muerte inminente.
En la oscuridad, cuando miro las luces verdes del equipamiento para la respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se me avecina.
Sólo ahora entiendo, una vez que uno acumula suficiente dinero para el resto de su vida, que tenemos que perseguir otros objetivos que no están relacionados con la riqueza.
Debe ser algo más importante:
Por ejemplo, las historias de amor, el arte, los sueños de mi infancia...
No dejar de perseguir la riqueza, sólo puede convertir a una persona en un ser retorcido, igual que yo.
Dios nos ha formado de una manera que podemos sentir el amor en el corazón de cada uno de nosotros, y no ilusiones construidas por la fama ni el dinero que gané en mi vida, que no puedo llevarlos conmigo.
Solo puedo llevar conmigo los recuerdos que fueron fortalecidos por el amor.
Esta es la verdadera riqueza que te seguirá; te acompañará, le dará la fuerza y la luz para seguir adelante.
El amor puede viajar miles de millas y así la vida no tiene límites. Muévete adonde quieras ir. Esfuérzate para llegar hasta las metas que desea alcanzar. Todo está en tu corazón y en tus manos.
¿Cuál es la cama más cara del mundo? La cama de hospital.
Usted, si tiene dinero, puede contratar a alguien para conducir su coche, pero no puede contratar a alguien para que lleve su enfermedad en lugar de cargarla usted mismo.
Las cosas materiales perdidas se pueden encontrar. Pero hay una cosa que nunca se puede encontrar cuando se pierde: la vida.
Sea cual fuere la etapa de la vida en la que estamos en este momento, al final vamos a tener que enfrentar el día cuando la cortina caerá.
Haga tesoro en el amor para su familia, en el amor por su esposo o esposa, en el amor por sus amigos...
Trátense bien y ocúpense del prójimo

jueves, 5 de noviembre de 2015

ME SENTE A ESCRIBIR

A fin de festejar mi madurez, me senté a escribir
1. La vida no es justa,
pero a pesar de todo es bastante buena.
2. Cuando tengas alguna duda,
simplemente da el primer pasito.
3. La vida es demasiado breve como para desperdiciarla odiando gratuitamente…
4. Tu lugar de trabajo no te va a atender cuando estés enfermo.

Pero tus amigos y tus padres sí, así que mantente en contacto.
5. Paga a tiempo todas tus deudas.
6. No tienes que salir ganando en todas las discusiones. Está de acuerdo con el desacuerdo.
7. Llora junto a otra persona. Es mucho más eficaz que llorar solo.
8. Está bien hablar con Dios. Él nos escucha.
9. Empieza a ahorrar para cuando te jubiles, empezando con el primer sueldo que recibas.
10. En lo que a chocolates se refiere, no vale la pena resistirse.
11. Haz las paces con el pasado para que no interfiera en tu futuro.
12. Está bien que tus hijos te vean llorando.
13. No compares tu vida con la de los demás. Nunca se puede saber…
14. Si hay una relación interpersonal que hay que guardar en secreto, no formes parte de ella.
15. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Si te mereces algo, Dios te lo va a dar.
16. Respira profundamente. Es muy tranquilizante.
17. Descarta todo aquello que no uses, o no sea bello o no te cause alegría.
18. Todo lo que no te mata, en realidad te fortalece.
19. En lo que se refiere a hacer las cosas que te gustan en la vida, nunca aceptes “no” por respuesta.
20. Usa las velas más bonitas, la ropa más bonita, la fragancia más bonita. No guardes nada para una “ocasión especial”. Hoy es ese día especial.
21. La erudición que obtiene la persona nadie puede quitársela.
22. Nadie está encargado de tu felicidad, fuera de ti mismo.
23. Sé extravagante hoy. No esperes a la vejez para empezar a usar ese traje violeta.
24. Toma las así llamadas “desgracias” en la debida proporción. ¿Acaso dentro de cinco años todavía van a tener importancia?
25. Perdona a cada persona por cada cosa que te hace.
26. Que no te importe lo que los demás piensen de ti.
27. El tiempo lo cura casi todo. Dale tiempo.
28. Por peor que pueda ser una situación, al final va a cambiar.
29. No te tomes a ti mismo tan en serio. Los demás tampoco se toman en serio.
30. Cree en los milagros.
31. Dios te ama, porque así es Él. No porque Le hayas hecho o no hayas hecho algo.
32. Envejecer es muchísimo mejor que la otra alternativa (morir joven).
33. Al fin y al cabo, lo único verdaderamente importante es el amor.
34. Sale a dar un paseo todos los días. Hay milagros en todas partes.
35. La envidia es una pérdida de tiempo. Ya tienes todo lo que necesitas.
36. Lo mejor todavía no llegó.
37. No importa cómo te sientas – levántate, vístete y sal de la casa.
38. La vida no viene envuelta de regalo, pero sí son un regalo.
39. Los amigos son los familiares que nosotros mismos elegimos.

domingo, 18 de octubre de 2015

FALSOS AMIGOS


Ajahn Chah Subhatto

Usted es su propio maestro. Estar buscando maestros no puede resolver sus propias dudas. Investíguese a sí mismo para encontrar la verdad – adentro, no afuera. Lo más importante es conocerse a sí mismo.


Ajahn Chah Subhatto (Chao Khun Bodhinyanathera) (Thai:ชา สุภัทโท ) (17 de junio de 1918 – 16 enero de 1992) fue uno de los grandes maestros de meditación del siglo XX, con mucha influencia en el budismo Theravāda y la tradición tailandesa del bosque.
A continuación recojo una breve selección sus reflexiones.

Sobre la vida y la muerte:
Nuestro nacimiento y muerte son una sola cosa. No se puede tener uno sin el otro. Resulta curioso observar cómo, frente a la muerte, las personas están tan llorosas y tristes y frente al nacimiento tan felices y alegres. Es una falsa ilusión. Creo que si usted realmente quiere llorar, sería mejor hacerlo cuando alguien nace. Llore al principio, debido a que si no hubiese nacimiento no habría muerte. ¿Puede entender esto?
¿Por qué nacemos? Nacemos para no tener que nacer otra vez.
Cuando uno no comprende la muerte, la vida puede ser muy confusa.

Sobre el Dhamma (la enseñanza del Buda; la verdad última);
Si el cuerpo pudiese hablar, estaría diciéndonos todo el día; “Tú no eres mi dueño ¿sabes?”. En realidad nos lo está diciendo todo el tiempo, pero en el idioma del Dhamma, de modo que no estamos capacitados para comprenderlo.
¿Qué es el Dhamma? No hay nada que no lo sea.
¿Cómo enseña el Dhamma el modo adecuado de vivir? Nos muestra cómo vivir. Tiene muchas maneras de mostrarlo —en las piedras, en los árboles o solamente frente a usted. Es una enseñanza, pero no con palabras. Por lo tanto, serene la mente, el corazón, y aprenda a observar. Encontrará al Dhamma revelándose en su totalidad aquí y ahora. ¿En qué otro momento y lugar va a buscarlo?

Sobre la Impermanencia:
Las condiciones existen a partir de los cambios. Usted no puede impedirlo. Sólo piense: ¿podría usted exhalar sin inhalar? ¿Eso haría que se sienta bien? ¿O sólo puede inhalar? Queremos que las cosas sean permanentes, pero eso no puede ser. Es imposible.
¿Qué es lo que podemos dar por cierto? Nada. No hay nada mas que sensaciones. Surge el sufrimiento, se queda, y luego se va. Entonces la felicidad reemplaza al sufrimiento –sólo eso. Fuera de ello no hay nada. Sin embargo, somos personas perdidas corriendo y aferrándonos a las sensaciones continuamente. Las sensaciones no son reales, sólo los cambios.

Sobre la meditación:
No piense que sólo sentándose con los ojos cerrados usted practica. Si piensa de esta manera, entonces cambie rápidamente su forma de pensar. La práctica sostenida consiste en mantener la atención plena en cada postura, ya sea sentado, caminando, parado o acostado. Cuando deja de estar sentado, no piense que está saliendo de la meditación, sino que sólo está cambiando de postura. Si piensa así, tendrá paz. Dondequiera que se encuentre, tendrá esa disposición de práctica constantemente. Conservará una continua atención plena dentro de usted mismo.
Por supuesto que hay docenas de técnicas de meditación, pero todas ellas se resumen únicamente en esto: dejar que todo sea. Colóquese aquí a un lado, donde hay calma, fuera de la batalla. ¿Por qué no prueba?

Sobre el no-yo:
Una vez que usted entiende el no-ser, el agobio de la carga de la vida se va. Estará en paz con el mundo. Cuando vemos más allá del “yo” no nos aferramos más a la felicidad, y por eso podemos ser verdaderamente felices. Aprender a dejar ir sin luchar, sencillamente dejando ir, ser precisamente como es usted – sin aferrarse, sin apegarse, libre.
No sea un Bodhisatta (alguien que aspira a la iluminación); no sea un Arahant (alguien ya iluminado); no sea nada de nada. Si es un Bodhisatta, sufrirá. Si es un Arahant, sufrirá. Si usted “es”cualquier cosa, sufrirá
Una vez, un visitante le preguntó a Ajahn Chah si él era un Arahant. Él dijo: “Yo soy como un árbol en el bosque. Los pájaros vienen al árbol, se posan en sus ramas y comen de su fruto. Para los pájaros, el árbol puede ser dulce o amargo, o lo que sea. Los pájaros dicen dulce o amargo, pero desde el punto de vista del árbol, eso es sólo el parloteo de los pájaros”.

Invitación a la práctica:
Todo lo que he dicho hasta ahora han sido meras palabras. Cuando la gente viene a verme tengo que decir algo. Pero lo mejor es no hablar demasiado sobre estas cosas. Es mejor comenzar con la práctica sin demora. Soy como un buen amigo, invitándolo a ir a alguna parte. No dude, sólo comience. No se arrepentirá.
– Ajahn Chah, No Ajahn Chah

Amor





viernes, 25 de septiembre de 2015

Frases célebres de Oscar Wilde

OSCAR WILDE II

Frases célebres de
Oscar Wilde

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.
Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.
Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.
No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.
La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.
No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.
Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.
Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces sí.
Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.
Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada.
La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella.
Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir.
La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.
Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.
Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.
Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.
Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.
Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.
Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.
Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tienen tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás...!
El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.
Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.
No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.
La ambición es el último refugio del fracaso.
El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.
La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.
En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles.
Cómo tener confianza de una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.
Escojo a mis amigos por su buena apariencia, a mis conocidos por su carácter y a mis enemigos por su razón.
La fuerza de las mujeres depende de que la psicología no puede explicarla. Los hombres pueden ser analizados; las mujeres sólo pueden ser amadas.
Cuando un hombre se casa por segunda vez, es porque adoraba a su primera mujer.
Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista.
Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo, simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima.
El cinismo consiste en ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean.
No soy tan joven como para saberlo todo.
Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.
La única diferencia que existe entre un capricho y una pasión eterna es que el capricho es más duradero.
El hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida.
La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.
Los solteros ricos deberían pagar más impuestos. No es justo que unos sean más felices que otros.
La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.
La realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo.
Los hombres casados son horriblemente aburridos cuando son buenos maridos, e insoportablemente presumidos cuando no lo son.
Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.
Como mala persona soy un completo desastre. Hay montones de gente que afirman que no he hecho nada malo en toda mi vida. Por supuesto sólo se atreven a decirlo a mis espaldas.
Mejor ser un cohete caído que no haber resplandecido nunca.
A mí dadme lo superfluo, que lo necesario todo el mundo puede tenerlo.
Es bastante difícil no ser injusto con lo que uno ama.
Los músicos son terriblemente irrazonables. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo.
Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela.
Es curioso este juego del matrimonio. La mujer tiene siempre las mejores cartas y siempre pierde la partida.
La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída.
Vivir es lo más raro de este mundo, pues la mayor parte de los hombres no hacemos otra cosa que existir.
A veces pienso que Dios creando al hombre sobreestimó un poco su habilidad.
Adoro los placeres sencillos; son el último refugio de los hombres complicados.
Los niños son siempre el símbolo del eterno matrimonio entre el amor y el deseo.
Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho.
Logro resistirlo todo, salvo la tentación.
Ser natural es la más difícil de las poses.
Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos.
El sufrimiento es el medio por el cual existimos, porque es el único gracias al cual tenemos conciencia de existir.
Es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es tan sólo encantadora o aburrida.
Los hombre jóvenes quieren ser fieles y no lo consiguen; los hombres viejos quieren ser infieles y no lo logran.
Nada se parece tanto a la ingenuidad como el atrevimiento.
Matar es una estupidez. Nunca debe hacerse nada de lo que no se pueda hablar en la sobremesa.
La belleza es muy superior al genio. No necesita explicación.
Es peligroso escuchar. Se corre el riesgo de que le convenzan; y un hombre que permite que le convenzan con una razón, es un ser absolutamente irracional.
Se puede admitir la fuerza bruta, pero la razón bruta es insoportable.
El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.
La mejor base para un matrimonio feliz es la mutua incomprensión.
Cuando me da por pensar de noche en mis defectos, me quedo dormido inmediatamente.
En el arte como en el amor la ternura es lo que da la fuerza.
El arte no es algo que se pueda tomar y dejar. Es necessario para vivir.
Los viejos lo creen todo; los adultos todo lo sospechan; mientras que los jóvenes todo lo saben.
Un tonto nunca se repone de un éxito.
Para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos.
Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.
Las mujeres son un sexo decorativo. Nunca tienen, nada que decir, pero lo dicen deliciosamente.
Para tener buena salud lo haría todo menos tres cosas: hacer gimnasia, levantarme temprano y ser persona responsable.
El patriotismo es la virtud de los depravados.
Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.
El hombre puede creer en lo imposible, pero no creerá nunca en lo improbable.
El único deber es el deber de divertirse terriblemente.
Me gusta contemplar a los hombres geniales y escuchar a las mujeres hermosas.
Que un hombre muera por una causa no significa nada en cuanto al valor de la causa.
Los placeres sencillos son el último refugio de los hombres complicados.
Como no fue genial, no tuvo enemigos.
El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa.
Sólo los superficiales llegan a conocerse a sí mismos.
Más veces descubrimos nuestra sabiduría con nuestros disparates que con nuestra ilustración.
Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.
Resulta de todo punto monstruosa la forma en que la gente va por ahí hoy en día criticándote a tus espaldas por cosas que son absolutamente y completamente ciertas.
El único deber que tenemos con la historia es rescribirla.
La vida es simplemente un mal cuarto de hora formado por momentos exquisitos.
Cualquier hombre puede llegar a ser feliz con una mujer, con tal de que no la ame
En estos tiempos los jóvenes piensan que el dinero lo es todo, algo que comprueban cuando se hacen mayores.
El encanto del matrimonio es que provoca el desencanto necesario por las dos partes.
Si nunca se habla de una cosa, es como si no hubiese sucedido.
Parecer discreto vale tanto como entender una cosa, y es mucho más fácil.
En los mejores días del arte no existían los críticos del arte.
Cualquiera puede hacer historia; pero sólo un gran hombre puede escribirla.
Hay pecados cuya fascinación está más en el recuerdo que en la comisión de ellos.
Sólo podemos dar una opinión imparcial sobre las cosas que no nos interesan, sin duda por eso mismo las opiniones imparciales carecen de valor.
La moda es siempre un esperpento tal que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.
Hablan mucho de la belleza de la certidumbre como si ignorasen la belleza sutil de la duda. Creer es muy monótono; la duda es apasionante.
La tierra es un teatro, pero tiene un reparto deplorable.
Cuanto más conservadoras son las ideas, más revolucionarios los discursos.
En asuntos de vital importancia, el estilo, y no la sinceridad, es lo verdaderamente vital.
Todos matan lo que aman: el cobarde, con un beso; el valiente, con una espada.
Mientras que para la sociedad no existe mayor pecado que la vida contemplativa, los más cultos opinan que la contemplación es la ocupación natural del hombre.
Los buenos terminan felices; los malos, desgraciados. Eso es la ficción.
La rebeldía a los ojos de todo aquel que haya leído algo de historia, es la virtud original del hombre.
En esta vida la primera obligación es ser totalmente artificial. La segunda todavía nadie la ha encontrado.
Cualquiera puede hacer una cosa, el mérito está en hacer creer al mundo que uno lo ha hecho.
Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.
Antes del impresionismo no había sombras azules.
Un capricho se diferencia de una gran pasión en que el capricho dura toda la vida.
El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.
Las tragedias de los otros son siempre de una banalidad exasperante.
Jamás viajo sin mi diario. Siempre debería llevarse algo estupendo para leer en el tren.
Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza.
Siempre es bueno dar consejos, pero darlos buenos es fatal.
El deber es lo que esperamos que hagan los demás, no lo que hacemos nosotros mismos.
Después de todo, ¿qué es la moda? Desde el punto de vista artístico una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.
Ciertamente, Whistler es uno de los grandes maestros de la pintura, en mi opinión. Y he de añadir que el mismo Mr. Whisler está completamente de acuerdo con esta opinión.
El escultor piensa en mármol.
Lo único que se conseguirá diciendo siempre la verdad es ser siempre descubierto.
Una sociedad se embrutece más con el empleo habitual de los castigos que con la repetición de los delitos.
Sólo publican memorias aquellas personas que ya han perdido totalmente la memoria.
Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie.
El único encanto del pasado consiste en que es el pasado.
Mientras la guerra sea considerada como mala, conservará su fascinación. Cuando sea tenida por vulgar, cesará su popularidad.
El arte es la forma más intensa de individualismo que el mundo ha conocido.
Ouida amaba a Lord Lytton con un amor que convirtió la vida de él en un infierno.
Se llama matrimonio de conveniencia a un matrimonio de personas que no se convienen en absoluto.
Estar alerta, he ahí la vida; yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte.
Los libros que el mundo llama inmorales son los que muestran su propia vergüenza.
Definir es limitar.
Bigamia es tener una esposa de más. Monogamia es lo mismo.
Cada hombre prominente en la actualidad tiene sus discípulos, y siempre hay un Judas que escribe la biografía.
El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación.
El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.
El hombre debería decir siempre mucho más de lo que pretende y pretender mucho más de lo que dice.
El que vive más de una vida debe morir más de una muerte.
El tiempo es un derroche de dinero.
El mejor diplomático es aquel que habla más y dice menos.
En este mundo hay sólo dos tragedias: una es no obtener lo que se quiere; la otra es obtenerlo.
Formar parte de la sociedad es un fastidio, pero estar excluido de ella es una tragedia.
Hable a toda mujer como si estuviera enamorado de ella y a todo hombre como si le estuviera fastidiando a usted. Y pronto tendrá fama de poseer el más exquisito tacto social.
Hay dos tipos de mujeres: las feas y las que se pintan.
Hay gente que se preocupa más por el dinero que los pobres: son los ricos.
Hay quienes creen contradecirnos cuando no hace más que repetir su opinión sin atender la nuestra.
La estupidez es el principio de la seriedad.
La fealdad quedó instaurada por primera vez en el arte al ser exhibido el primer retrato del hombre.
La gente enseña para disimular su ignorancia, lo mismo que sonríe para ocultar sus lágrimas.
La mentira, es decir, el relato de las bellas cosas falsas, constituye el fin mismo del arte.
La moralidad es simplemente una actitud que adoptamos hacia las personas que personalmente no nos gustan.
La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino haber sido joven.
La única diferencia entre los santos y los pecadores es que los santos tuvieron su pasado, y los pecadores tienen su futuro.
Las buenas intenciones pueden tener valor en un sistema ético; pero en arte, no. No basta tenerlas; se ha de realizar la obra.
La puntualidad es una pérdida de tiempo.
Lo peor es un enemigo tonto. Un enemigo inteligente, si también lo somos, no deja de apreciarnos por ello y combatirá siempre con nobleza contra nosotros.
Lo único que hace emocionante el matrimonio es la infidelidad.
Lo único que consuela de ser pobre es la extravagancia. Y lo único que consuela de ser rico es el ahorro.
Los buenos artistas lo entregan todo a su arte, y, por consiguiente, no tienen ellos mismos nada de interesante.
Los buenos consejos que me dan sólo me sirven para traspasarlos a otros.
Los dos momentos más decisivos de mi vida fueron cuando mi padre me envió a Oxford y cuando la sociedad me envió a la cárcel.
Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.
Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.
Mentir, decir cosas inciertas maravillosamente, es la finalidad adecuada del arte.
Nada envejece tanto como la felicidad.
Ningún crimen es vulgar, pero toda vulgaridad es un crimen. La vulgaridad es la conducta de los demás.
No hay cosa que más se parezca a la inconsciencia que la indiscreción.
Nunca des explicaciones. Tus amigos no las necesitan. Tus enemigos no las creen.
Pesimista es aquel que cuando puede escoger entre dos males, elige ambos.
Puede que consideren una falta de educación que me presente ante ustedes fumando, pero de menos educación considero que le interrumpan a uno mientras fuma.
¿Quieres amar? Recita las letanías del amor y las palabras crearán el deseo ardiente de donde se imagina el mundo que brotan.
Si ser distinto es un crimen yo mismo me colocaré las cadenas.
Todos estamos en las alcantarillas, pero algunos miramos a las estrellas.
Un fracaso en amor es, para el hombre, como una misión cumplida. Los corazones están hechos para ser rotos.
Una sociedad se embrutece más con el empleo habitual de los castigos que con la repetición de los delitos.

jueves, 24 de septiembre de 2015

PENSAMIENTOS GENIALES DE OSCAR WILDE

wilde "Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo".

"Sé tú mismo, el resto de los papeles ya están cogidos". "Como no fue genial, no tuvo enemigos".

"No soy tan joven para saberlo todo".

"Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho".

"Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.

"Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones".

"Las preguntas nunca son indiscretas. Las respuestas, sí".

"Perdona a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más a veces sí".

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo".

viernes, 11 de septiembre de 2015

Dr. Laureano Esteban Maradona

                             Dr. Laureano Esteban Maradona
Un héroe olvidado y casi desconocido, dio todo por los desamparados y excluidos con empatía, abnegación y servicio, como un apóstol de lo que debería ser el hombre y no lo es.
Servir es sembrar...sembrar semillas buenas.

No es preciso haberlas recibido o cosechado...
ella mana milagrosamente de las recónditas alforjas
de nuestro espíritu y del corazón.

Servir es, servir a todos y
a cualquiera que nos llame,
no preferentemente a quienes, a su vez,
puedan alguna vez servirnos a nosotros.

Servir es sembrar siempre... siempre...
sin descanso, aunque solo sean otros los que recojan
y saboreen las cosechas.

Servir es mucho más que dar con las manos algo que tienes...
es dar con el alma lo que tal vez...
nunca nos fue concedido.

Servir es distribuir afecto, bondad, cordialidad,
apoyo moral, amor por sí mismo y a veces, ayuda material.

Servir es repartir alegría, es infundir fe, estima,
admiración, respeto, gratitud, sinceridad,
honestidad, libertad, optimismo, confianza y esperanza.
Servir es... en verdad,
dar más de lo que recibimos en la vida y de la vida...

"SERVIR ES SER COMO EL ÁRBOL DEL SÁNDALO....

QUE PERFUMA EL HACHA QUE EN OCASIONES LE HIERE

sábado, 22 de agosto de 2015

MUY ESTIMULANTE


Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa


grande. Pasó la entrevista inicial e iba a conocer al director para la
entrevista final. El director vio su CV, era excelente.

 

Y le preguntó:

" -¿Recibió alguna beca en la escuela?" el joven respondió "no".

-"¿Fue tu padre quien pagó tus estudios? "

-" Si."-respondió
.
-"¿Dónde trabaja tu padre? "

-"Mi padre hace trabajos de herrería."
El director pidió al joven que le mostrara sus manos .
El joven mostró un par de manos suaves y perfectas
.
-"¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo? "

 
"Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo.
El director dijo:

-"Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana."

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era alta.
Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos.
Su padre se sintió extraño, feliz pero con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo. El joven lavó las manos poco a

poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre

estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó.


 
Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para

poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la

escuela y su futuro
.
Después de limpiar las manos de su padre, el joven se puso en silencio a ordenar y limpiar el taller. Esa noche, padre e hijo

hablaron durante un largo tiempo.

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.
El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: -"¿Puedes decirme qué has hecho y aprendido

ayer en tu casa?"
El joven respondió: -"lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller"

-"Ahora sé lo que es apreciar, reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta

de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a la

familia.

El director dijo: "Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que pueda apreciar la ayuda de los demás,

una persona que conoce los sufrimientos de los demás para hacer las cosas, y una persona que no ponga el dinero como su

única meta en la vida". "Estás contratado".


Un niño que ha sido protegido y habitualmente se le ha dado lo que él quiere, desarrolla una "mentalidad de tengo derecho" y

siempre se pone a sí mismo en primer lugar. Ignoraría los esfuerzos de sus padres.
Si somos este tipo de padres protectores ¿realmente estamos demostrando el amor o estamos destruyendo a nuestros hijos?
Puedes dar a tu hijo una casa grande, buena comida, clases de computación, ver en una gran pantalla de televisión. Pero cuando

estás lavando el piso o pintando una pared, por favor que también él lo experimente. Después de comer que lave
sus platos

junto con sus hermanos y hermanas. No es porque no tengas dinero para contratar quien lo haga, es porque quieres amarlos de

la manera correcta. No importa cuán rico seas, lo que quieres es que entienda. Un día tu pelo tendrá canas, igual que la madre

de ese joven.
Lo más importante es que tu hijo aprenda a apreciar el esfuerzo y tenga la experiencia de la dificultad y aprenda la habilidad de

trabajar con los demás para hacer las cosas."