martes, 12 de junio de 2018

sábado, 27 de enero de 2018

Muere lentamente



Aunque se atribuye a Pablo Neruda, la autora del célebre poema "muere lentamente" es la escritora brasileña Martha Medeiros. La composición íntegra es más amplia que el fragmento habitualmente difundido:

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música
quien no encuentra gracia en sí mismo

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su vestimenta
o bien no conversa con quien no conoce.

Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino de
emociones,
justamente éstas que regresanel brillo a los ojos
y restauran los corazones destrozados.

Muere lentamente
quien no gira el volante cuando está infeliz con
su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
atrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos......

¡ Vive hoy !

¡ Arriesga hoy !

¡Hazlo hoy !

¡ No te dejes morir lentamente !

¡ No te impidas ser feliz !

martes, 16 de enero de 2018

APRENDER A QUERERNOS




¿Has escuchado esa pequeña voz interior que te recuerda constantemente los errores que has cometido, tus limitaciones, incapacidades y carencias? ¿Esa voz mental que te juzga y critica muchas veces de una forma dura e implacable? 

Esa voz eres tú mismo, uno de los más grandes obstáculos a enfrentar y superar, porque implica convencerte de pensar, actuar y sentirte de una manera diferente y positiva con respecto a la imagen equivocada y negativa que tienes de ti mismo. 

La mayoría de las veces nos es más fácil auto criticarnos que ser creativos, y esta actitud definitivamente atenta contra nuestra estima. Sin querer entramos en un ciclo negativo que se repite y que nos limita, haciéndonos sentir inseguros e incapaces de superarlo. 

Muchas de estas autocríticas no solo son inútiles sino que constituyen un modo de decirnos que no nos aceptamos y que no nos perdonamos, con lo cual lo único que hacemos es dañar nuestra autoestima y debilitar la confianza personal. 

Para aumentar el amor, el respeto y la aceptación hacia nosotros mismos, debemos aprender a no juzgarnos, a aceptarnos tal y como somos reconociendo y resaltando todos los aspectos positivos de nuestra personalidad, talentos y capacidades. También necesitamos comenzar a ser más amables con nosotros mismos, a reconocer y valorar los esfuerzos que hacemos para mejorar y transformar nuestra imagen y nuestro estilo de vida.La aceptación de nosotros mismos es una de las claves más importantes para realizar los cambios positivos que nos permitan lograr el éxito y el bienestar en la vida. 

La autoobservación debe ser objetiva y constructiva, nos debe dar la motivación y fortaleza que necesitamos para seguir adelante y aliviar nuestras dudas y temores. Aprender a querernos y perdonarnos es el mejor camino si lo que buscamos es nuestra propia aceptación. 

Claves para lograrlo 
Practica un monólogo positivo. Repítete mentalmente y muchas veces al día: "Yo soy capaz, tengo derecho a ser feliz, soy una persona exitosa, merezco ser respetada y querida". Crea una frase positiva que te sirva para reforzar las áreas más débiles de tu personalidad. Recuerda que la imagen que proyectas a los demás depende de lo que pienses acerca de ti mismo. 

Recupera tu confianza. No te dejes afectar por los fracasos o los errores del pasado, cada momento es diferente, y si algo no te salió bien antes no tiene por qué volver a repetirse ahora. Tú estás a cargo y más preparado con toda la experiencia que has ganado, así lo enfrentarás de una mejor manera. 

Asume la responsabilidad de tu vida. Comienza por hacer el compromiso de realizar el trabajo de transformar y mejorar tu calidad de vida. Eres tú quien decide cómo vivir y sobre quién recae la responsabilidad de intentar cambiar lo que no te gusta. Levántate, anímate, eres alguien especial y te mereces una vida mejor. Trátate con gentileza.
                                                            

domingo, 17 de diciembre de 2017

Que sepas mi nombre no significa que me conozcas

Un padre y su hijo de veinticuatro años iban en el tren. El joven miraba por la ventana y gritó con alegría:
—¡Papá, mira, parece que los árboles pasan volando!
El padre sonrió dulcemente y asintió con la cabeza.
Frente a ellos, una pareja intercambió miradas expresando compasión por la conducta tan infantil del joven. Éste gritó de nuevo, riendo emocionado:
—¡Papá, mira, las nubes nos persiguen!
El padre le volvió a sonreír.
El hombre no pudo resistirse y le dijo al padre:
—Tal vez debería llevar a su hijo a un buen médico…
El padre, afablemente, le contestó:
—Lo hice. Acabamos de salir del hospital. Mi hijo era ciego de nacimiento y acaba de recuperar la vista…
Sabes mi nombre, pero no mi historia.
Has oído lo que he hecho, pero no por lo que he pasado.
Sabes dónde estoy, pero no de dónde vengo.
Me ves riendo, pero no sabes lo que he sufrido.
Deja de juzgarme.
Que sepas mi nombre no significa que me conozcas.

sábado, 9 de diciembre de 2017

-¡Me gusta ser viejo, porque la vejez me hace más sabio, más libre!-.



QUÉ SE SIENTE AL SER VIEJO?
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
No cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas "cositas" de más ¿
Estoy en mi derecho de ser un poco desordenado, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores
Concluí que hacerse viejo es un regalo.
-¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?-
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre el cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión del bañero. El también se hará viejo, si tiene suerte...
Me siento orgulloso por haber vivido lo suficiente como para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
-¡Me gusta ser viejo, porque la vejez me hace más sabio, más libre!-.
Se que no voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, voy a vivir según mis propias leyes, las de mi corazón. No pienso lamentarme por lo que no fue, ni preocuparme por lo que será. El tiempo que quede, simplemente amaré la vida como lo hice hasta hoy, el resto se lo dejo a Dios.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Esa mujer



"Enamórate de una mujer humilde y que no aparente lo que no es. Que se acueste sin maquillaje y se levante al natural, sin ningún tipo de vergüenza. Que sea inteligente, luchadora y trabajadora, que te ayude a ser la mejor versión de ti. Enamórate de esa mujer que todo lo quiera hacer contigo y que en ti lo encuentre todo, de esa que no te exige ni la contraseña del teléfono pero si te exige que des lo mejor de ti. Enamórate de esa "loca" que te haga reír aunque estén en un sitio público y no le importe los demás. Enamórate de la mujer que quiera verte progresar y te ayude a conseguirlo, que te cuide, te respete, pero lo más importante, que te apoye en tus decisiones y te ayude a ser un excelente hombre en la vida. Enamórate de esa mujer que confíe a ojos cerrados en ti, esas son las que valen de verdad."